Líneas de vida verticales y horizontales

LÍNEAS DE VIDA VERTICALES

Las líneas de vida verticales son un sistema de protección compuesto por un cable o raíl que va fijado a la estructura de la escalera o paramento vertical y un dispositivo llamado carro anticaídas que se desliza libremente por el cable o raíl pero que se bloquea en el momento en que se produce una caída.
Su sistema de tensión de línea le permite hacer el ajuste perfecto de acuerdo a la normativa vigente, evitando tensiones que excedan o limiten a la línea en su óptimo funcionamiento en caso de una caída.

Su sistema de absorción de impacto asegura eliminar posibles lesiones en el trabajador en caso de un accidente.

Su sistema “manos libres” en el carro conector permite al trabajador hacer sus recorridos de subir y bajar de una manera suave y continua.

LÍNEAS DE VIDA HORIZONTALES

Por líneas de vida fijas entendemos aquellos dispositivos de anclaje que podemos encontrar en lugares con riesgo de caídas de altura, teniendo por finalidad permitir a un usuario, equipado de un arnés anticaídas y un equipo de protección, el desplazamiento a lo largo del dispositivo de anclaje o línea de vida estando siempre conectado facilitando la prevención de caídas de altura y posibilitar las labores de acceso y posicionamiento para trabajos de mantenimiento en dichos lugares donde queda la instalación.

Los componentes habituales de una línea de vida son:
• Anclaje inicial: donde comienza la línea de vida, placa de anclaje.
• Anclaje terminal: donde acaba la línea de vida, placa de anclaje.
• Tensor: elemento metálico que posibilita la tensión adecuada del sistema.
• Absorbedor: dispositivo que absorbe la energía producida en caso de una caída.
• Anclaje intermedio: anclaje que fija la línea al soporte, en zonas entre las placas de anclaje inicial y terminal, además de permitir el paso del anclaje móvil por ellos.
• Absorbedor de energía: mecanismo de absorción de energía producida por una caída.
• Anclaje móvil: dispositivo de conexión a línea de vida.